La Nochebuena en el País Vasco Hace Mucho Tiempo






Igualmente que el sol ejerce un influjo milagroso en el solsticio de invierno, hacia la época de la Navidad (Eguberri). En especial, la Nochebuena está envuelta en el hechizo.

Después de cenar (una comida típica cocinada a la lumbre de un tronco con poderes sobrenaturales y benéficos) y de asistir a la misa de medianoche, todos se acuestan en cada casa.

El hogar en calma. El pueblo entero en calma.

Pero mientras duermen baja por la chimenea un personaje misterioso llamado Olentzaro. Este Olentzaro, según lo describen aunque nadie lo haya visto, parece ser un hombre glotón de aspecto grotesco, de cara tiznada de carbón, pues probablemente es un carbonero. Tiene los ojos sanguinolentos y son éstos tantos—eso dicen algunos—como días en el año. Lleva una boina en la cabeza y en la mano una hoz dentada.

Hace su aparición e inmediamente se acomoda de la misma manera que los miembros de la familia, calentándose al fuego del gran tronco preparado para ese noche expresamente. La llama es muy viva y él se siente complacido, de modo que así pasan las horas hasta que la noche y la inactividad de los mortales tocan ya a su fin. Entonces, sin más, vuelve a marcharse por donde ha venido. ¡Y menos mal que el fuego no se ha comsumido y ha sido lo bastante intenso! Porque si no Olentzaro se habría enfurecido con los habitantes de la casa y podía haberlos despedazado a todos con su hoz.

Del libro, ‘Cuentos de la Mitología Vasca’ por Mercedes Aguirre y Alicia Esteban, Madrid, Ediciones de la Torre, 2006

Christmas Eve in the Basque Country Long Ago




Euskara / Basque / Bascais / Basceg

Español / Spáinnis / Sbaeneg

A Box of Christmas Readings

Home